Los meses de verano, en España, son normalmente recibidos con los brazos abiertos por la mayoría de habitantes del país, que esperan con ganas el sol y la calor que traen dichos meses para poder aprovechar sus vacaciones o fines de semana en alguna de las numerosas costas y playas que conforman la geografía peninsular, así como de las numerosas piscinas que se encuentran en la mayoría de localidades pensadas para refrescarse y relajarse ante el calor.

Como vemos, ya siendo yendo a la playa o disfrutando del exterior en alguna terraza de bar o de restaurante, la mayoría de las experiencias y momentos que relacionamos con el verano se sitúan al aire libre, donde se agradece el clima y la temperatura.

Sin embargo, cuando debemos estar en el hogar, el calor ya no hace tanta ilusión, sino más bien se trata de un enemigo que combatir para evitar desesperarse ante el bochorno que se puede llegar a sentir.

Para evitarlo, muchos de los habitantes del país se interesan por un sistema de refrigeración que les permita climatizar su casa y dotarla de una temperatura agradable. Los aparatos de aire acondicionado cumplen con dicha función, pero existen diferentes tipos de aire acondicionado que satisfacen diferentes necesidades.

El más completo de todos y que cuenta con un sinfín de ventajas respecto a otros sistemas de refrigeración y que por ello es de los más solicitados a la hora de instalar un sistema de refrigeración en una vivienda de nueva construcción, es el aire acondicionado por conductos.

El aire acondicionado por conductos permite climatizar todo el hogar

Dicho sistema se basa en un aparato de aire acondicionado central desde el que se distribuye aire frío a toda la estancia a través de unos conductos situados en el techo.

El aire acondicionado por conductos ofrece diferentes ventajas que hacen de él el sistema perfecto para viviendas.

La primera y más evidente, es la capacidad de climatizar toda la vivienda, a diferencia de los aires acondicionados de aparato que se enfocan en climatizar una sola estancia, con lo que disfrutaremos de una temperatura agradable en todas y cada una de las habitaciones de nuestro domicilio.

Otra de las ventajas más palpables de los sistemas de aire acondicionado por conductos es que se trata de un sistema que pasa prácticamente desapercibido, ya que únicamente restan a la vista las rejillas por las que se distribuye el aire, con lo que no afecta a la decoración del hogar.

Además, al usar un sistema de aire acondicionado por conductos podemos controlar la temperatura de cada una de las estancias de forma individual, y apagar su uso en aquellas en las que no lo requiera, ahorrando así energía.

El confort en el hogar es una de los elementos más importantes en nuestro día a día, pues después de un largo día de trabajo lo único que la mayoría de la gente quiere es poder tumbarse tranquilamente en su sofá y descansar, desconectar de los problemas y sentirse a gusto y relajado en su hogar.

Para ello existen numerosos factores a tener en cuenta pero, sin duda, uno de los más efectivos e importantes es la capacidad de regular la temperatura del hogar para que esta sea agradable.

Durante el invierno, el hecho de disponer de un hogar cálido marca la diferencia estar bien en el hogar o no. Incluso aunque solo sea por el hecho de que por las mañanas levantarse de la cama no sea un suplicio y que maldigamos absolutamente todo en cuanto ponemos el pie en el suelo, ya vale la pena poder disponer de una buen sistema de calefacción con el que hacer de nuestro domicilio un hogar cálido.

Uno de los sistemas de calefacción que más ha ganado en popularidad en los últimos años y que se está imponiendo de manera palpable a otros sistemas más tradicionales como por ejemplo la calefacción por gas es la calefacción por bomba de calor de aerotermia.

Se trata de un sistema de calefacción basado en un aparato que usa para su funcionamiento la termodinámica, es decir, que transporta energía calorífica de un ambiente a otro.

La bomba de calor de aerotermia garantiza un rendimiento altamente eficaz

La bomba de calor de aerotermia tiene la capacidad de usar la energía producida por fuentes externas, una característica que hace que, al multiplicar la potencia del compresor, sea especialmente eficiente a la hora de transportar la energía calorífica.

Este sistema se emplea para generar calefacción de forma eficiente y para calentar agua sanitaria, existiendo también sistemas de bomba de calor de ciclo inverso, con lo que también son capaces de producir aire acondicionado con el que enfriar la temperatura de la vivienda en que esté instalada.

El sistema de calefacción por bomba de calor de aerotermia tiene la ventaja de ser capaz de suministrar energía útil con un ahorro de hasta el 70%, debido a que usa mucha menos energía eléctrica para realizar su función respecto a otros sistemas de calefacción más tradicional como son los de gas natural o eléctricos.

Se trata por lo tanto de un sistema realmente eficiente que no en vano está sustituyendo de forma paulatina otros sistemas de calefacción que tradicionalmente han sido más usados en los últimos años, siendo el sistema de calefacción por bomba de calor de aerotermia una auténtica revolución en el sector de la calefacción.

El ser humano siempre ha buscado el confort y el bienestar, así como la comodidad del hogar. Lo que empezó siendo únicamente un refugio para evitar ser comidos por depredadores durante la noche y protegerse de las inclemencias del tiempo, más adelante empezó a convertirse en un espacio personal en el que relajarse y descansar, con lo que la importancia del bienestar empezó a ser una preocupación.

La temperatura del hogar tiene una gran importancia en el confort de sus habitantes, con lo que es especialmente importante, durante los fríos meses de invierno, poder disfrutar de un hogar cálido que nos permita relajarnos sin tener que acarrear una manta siempre encima.

Tradicionalmente, los sistemas de calefacción se han basado en un conjunto de radiadores distribuidos por el hogar que servían como puntos de calor para tratar de aportar una temperatura agradable al domicilio. Sin embargo, últimamente ha ganado en importancia y popularidad un nuevo sistema de calefacción mucho más eficiente y confortable: el suelo radiante por agua.

Este sistema de calefacción consiste en unas tuberías instaladas bajo el suelo del domicilio por las cuales se distribuye agua caliente, de forma que el calor desprendido del suelo se reparte uniformemente por todo el hogar, sin causar puntos de calor como en el caso de los tradicionales radiadores.

El suelo radiante proporciona una sensación de calidez y confort inigualable

Este sistema no requiere de la instalación de radiadores, con lo que el aprovechamiento de la superficie de transito y habitable del hogar es mucho mayor, requiriendo la instalación de una única caldera que caliente el agua que discurre por las tuberias.

El suelo radiante por agua es un sistema que se basa en temperaturas mucho más bajas que los sistemas de calefacción más tradicionales, siendo además la superficie que cubre mayor, con lo que supone un importante ahorro energético para los habitantes de la vivienda en que este instalado.

Dicho sistema es mucho más eficiente si lo usamos de forma continuada, dándole tiempo a calentar la totalidad del hogar sin tener la necesidad de encender y apagar el sistema continuamente.

La forma que tiene el suelo radiante por agua de distribuir el calor, al ser un sistema que funciona desde el suelo hacia arriba, evita las jaquecas y dolores de cabeza, así como la sensación de sofoco o agobio, que suelen transmitir los radiadores u otros tipos de calefacción convencionales.

Por todos estos motivos, a la vista de las grandes ventajas que ofrece respecto a sus competidores, los sistemas de calefacción de suelo radiante por agua se están imponiendo como uno de los sistemas preferidos por los ciudadanos a la hora de equipar sus domicilios con calefacción.

Si bien en nuestro país disfrutamos de un agradable clima durante casi todo el año, lo cierto es que en invierno a veces se hace difícil salir de debajo de la manta y enfrentarse al mundo, debido al frío que hace y que muchas veces se acumula en los hogares, con lo que muchos españoles contratan un servicio de calefacción del hogar que les permita seguir estando confortables en su domicilio durante esos meses.

Frente a los tradicionales sistemas de calefacción que habitualmente se han venido usando, como son el de calefacción por radiadores y gas natural, existen alternativas más efectivas que harán de nuestro hogar un refugio lleno de calidez en el que dará gusto pasar las frías tardes de invierno.

Uno de estos sistemas, que últimamente se viene imponiendo debido a sus ventajas y su efectividad para mantener el calor del hogar, es el suelo radiante eléctrico.

El suelo radiante eléctrico goza de un rendimiento de mayor eficacia que otros sistemas

Se trata de un sistema que basa su funcionamiento en una resistencia eléctrica que es instalada debajo del suelo, que se encarga de usar la energía eléctrica en energía calorífica, repartiendo así la temperatura de forma homogénea por toda la estancia, evitando los típicos puntos de calor que provocan los radiadores tradicionales.

Para ello, se instala un circuito de malla calefactora o de cable, colocado directamente encima de una lámina aislante que irradia calor a través de todo el suelo de la estancia en que esté instalado. Además, su instalación es rápida, sencilla y más económica que la de otros sistemas de calefacción.

La alta eficiencia del suelo radiante eléctrico permite que este sistema de calefacción use una temperatura más baja para lograr un confort más elevado, reduciendo así la sensación de agobio que pueden llegar a suponer los radiadores u otros sistemas de calefacción.

Podemos, además, controlar de forma individual la temperatura, encendido y apagado de la calefacción en las distintas habitaciones en que esté instalado este sistema gracias a cronotermostatos instalados en ellas. Se trata, además, de un sistema más seguro debido a la ausencia de una caldera en su instalación.

El suelo radiante eléctrico puede aumentar el consumo de la electricidad doméstica; para evitarlo deberemos adquirir termostatos inteligentes que regulan de forma correcta el consumo al mínimo.

Se trata por lo tanto de un sistema muy mejorado de calefacción que permite disfrutar de una estancia cálida y confortable de manera segura y eficiente, con una instalación rápida y sencilla.

No es de extrañar, por lo tanto, que el suelo radiante eléctrico sea uno de los sistemas favoritos para la calefacción del hogar, debido a sus grandes ventajas respecto a otros sistemas más tradicionales.

Los meses de verano son una que nos evoca felicidad. Desde que somos bien pequeños, esperamos con alegría esos meses en los que se termina el colegio y se alargan las horas de sol, para poder jugar con nuestros amigos en el parque hasta tarde.

Ya de mayores, sigue siendo la época en la que la mayoría tenemos vacaciones, en la que podemos viajar a otros lugares y disfrutar con nuestros seres queridos del agradable clima del que gozamos en nuestro país.

Sin embargo, y sobretodo en los últimos años, el calor que hace durante los meses de verano es cada vez mayor y muchos buscan desesperadamente una manera de combatirlo cuando están en su domicilio. Porque, si bien ese mismo calor es el que nos permite disfrutar con los amigos en la terraza de algún local o ir a la playa a bañarnos, cuando estamos en nuestro hogar a veces se hace realmente insoportable.

Algunos tratan de paliar ese bochorno pasándose el día pegados a un ventilador. Sin embargo, en cuanto el calor aumenta, el ventilador no hace más que arrojarnos bocanadas de aire caliente que no sólo no sirven para refrescarnos, sino que nos irritan todavía más.

Así pues, la única solución posible para combatir el calor en el hogar, especialmente para aquellos que han tenido que adaptarse al teletrabajo, es la instalación de aire acondicionado en el hogar, pudiendo así regular de forma efectiva la temperatura que hace en el mismo y logrando un ambiente agradable.

La instalación de aire acondicionado debe ser realizada por profesionales

La instalación de aire acondicionado es una instalación sencilla que consiste en colocar un aparato en el exterior y una unidad de aire acondicionado en el interior, conectando mediante un agujero las dos partes del sistema de refrigeración doméstica.

Como en cualquier otra obra que haya que hacer en nuestro hogar, para la instalación de aire acondicionado es necesario contar con los servicios de profesionales del sector, que no sólo nos aconsejarán sobre el mejor modelo sino que además, gracias a sus años de experiencia en la profesión, lograrán realizar la instalación de manera profesional y adecuada, teniendo siempre en cuenta las características propias de nuestro hogar y evitando desperfectos en el mismo.

Y es que de nada servirá instalar un aire acondicionado en nuestro hogar si no se hace bien, reduciendo su eficacia y aumentando de forma dramática su gasto energético y económico. Para ello, mejor evitar chapuzas y confiar en operarios no profesionales, que bajo la promesa de un precio más bajo, terminarán por crear un problema mayor.

Así que si queremos disfrutar de un clima agradable en el hogar durante el verano, debemos confiar la instalación de aire acondicionado a los profesionales del sector.

Una de las características principales que la mayoría de gente busca en su hogar, es la capacidad de hacernos sentir confortables y cómodos, creando siempre un ambiente relajado y agradable que nos hace sentir seguros y nos aporta bienestar.

Para ello es muy importante la temperatura que encontramos en nuestro domicilio, especialmente en los fríos meses de invierno, en que una buena calefacción aumentará la sensación de refugio y protección del mismo.

En los últimos años, una tecnología novedosa se ha abierto paso ante los tradicionales sistemas de calefacción por gas, ofreciendo una sensación de calidez y confort muy superior y siendo usada por cada vez más habitantes de nuestro país en sus hogares: la aerotermia con radiadores.

Se trata de una tecnología que aporta calor en invierno pero que también es capaz de refrescar el hogar en verano y garantizar agua caliente durante todo el año gracias a sus bombas de calor, siendo su instalación realmente sencilla y sin generar residuos ni requerir prácticamente ningún mantenimiento.

La aerotermia con radiadores garantiza un ahorro económico y una calefacción realmente confortable

La aerotermia con radiadores es una de las mejores maneras de calentar nuestro hogar mediante energía renovable, y habitualmente se usa con radiadores de baja temperatura, tremendamente eficientes y que logran crear una atmósfera cálida y confortable gracias a sus baterías de intercambio.

El funcionamiento de estos radiadores no es muy diferente al de los radiadores convencionales de toda la vida. Están formados por una estructura cerrada de chapa y en su interior se encuentra una batería de intercambio, con la que el aire frío entra en contacto, calentándose y saliendo por una rejilla superior, logrando una calefacción efectiva y mucho más limpia que la convencional.

En la aerotermia con radiadores, casi el 100% de la transmisión de calor es por convección lo que ayuda a lograr ambientes de mayor confort térmico que con la calefacción tradicional, que basa un 80 % de la transmisión de calor en la convección pero el 20% restante en la radiación.

Y es que las mejoras tecnológicas siguen mejorando de manera formidable nuestra calidad de vida y también la relación que tenemos con el medio ambiente, proponiendo soluciones cada vez más limpias y ecológicas a los problemas que afrontamos en nuestro día a día.

Pese a que siempre es extraño en un primer momento, nos vamos acostumbrando a cambios en sistemas que veníamos usando desde hace años, como en este caso, y abrazando la mayor eficacia de las nuevas soluciones.

La aerotermia con radiadores viene a revolucionar la manera que tenemos de calentar nuestro hogar de una manera mucho más limpia y efectiva que la calefacción tradicional, contando con múltiples ventajas respecto a ella.

Todo el mundo sabe lo desagradable que es la sensación que uno tiene cuando, durante los fríos meses de invierno, se levanta de la cama e inconscientemente, sin pensar en el frío, pone el pie en el suelo.

Aparte de despertarse de golpe, lo primero que le pasa a uno por la cabeza en ese momento es lo confortable que sería gozar de un suelo caliente, que le proporcionara esa primera calidez que uno necesita al empezar el día. Pues bien, esa tecnología existe, y no es otra que la calefacción por suelo radiante.

Los sistemas de climatización que usan este tipo de tecnología se basan en una red formada por tuberías de plástico bajo el pavimento del suelo y aisladas con una capa de mortero, por las que circula agua caliente por la superficie de la instancia, de manera que el calor se transmite por todo el suelo.

Se trata de un sistema sumamente eficiente con un rendimiento realmente elevado, ya que el caudal que debe circular por las tuberías, que son muy delgadas, es mínimo, con lo que la energía empleada en su calentamiento es sorprendentemente baja. Además, no necesita calentar el agua a temperaturas muy elevadas para que el usuario note su efecto.

Ello conlleva que los sistemas de calefacción por suelo radiante comporten un consumo de energía, y por tanto económico muy bajo, repercutiendo de manera muy positiva en la economía doméstica, logrando un gran ahorro respecto a los sistemas de calefacción tradicionales como los radiadores.

La calefacción por suelo radiante supone un gasto energético muy inferior respecto a otros sistemas

Este sistema de calefacción del hogar acostumbra a usar para su funcionamiento energías de tipo renovable como pueden ser los paneles solares y sistemas híbridos, lo que lo convierte, no solo en un sistema altamente eficiente, sino también uno de los que menos impacto provoca en el medio ambiente, siendo totalmente respetuoso con el mismo. Una razón más para decantarse por él.

Lógicamente, los domicilios que usan el sistema de calefacción por suelo radiante quedan totalmente libres de radiadores u otros aparatos, con lo que desahogan el espacio usado en casa, haciéndola mucho más agradable y espaciosa.

El sistema de calefacción por suelo radiante permite que el calor se distribuya de forma mucho más correcta y homogénea por el hogar, a diferencia de los puntos de calor que se crean con el uso de radiadores, mejorando la eficacia de la calefacción y reduciendo el gasto energético necesario.

Además, la sensación de bienestar que producen es inmensamente mayor, ya que la sensación térmica es superior en la zona del suelo que en la altura de la cabeza, cosa que normalmente puede provocar dolores de cabeza y sensación de agobio.

El verano es la época del año que para la mayoría de los ciudadanos de nuestro país es la favorita sin lugar a dudas. Y es que es difícil disociar la imagen del verano con la del buen tiempo, la playa, las vacaciones y el relax en general.

Sin embargo, muchos otros españoles miran el calendario con mala cara, conscientes de que con el verano llega el buen tiempo, sí, pero también y especialmente en los últimos años, un calor insoportable que es realmente difícil de paliar y que para los especialmente calurosos, puede llegar a ser una época realmente desagradable.

Si bien es cierto que muchos buscan auxilio en el ventilador, que puede paliar en parte la sensación de bochorno y satisfacernos con una ligera y agradable brisa, en cuanto sube la temperatura de verdad, el ventilador se torna en un trasto absolutamente inútil, que no hace más que mandarnos bocanadas de aire caliente que aún puede llegar a desesperar más.

Por ello, muchos ciudadanos terminan por interesarse por la única solución realmente efectiva frente al calor: el aire acondicionado.
Las tiendas especializadas tienen una gran cantidad de ofertas de aparatos de aire acondicionado con instalación, lo cuál es sin duda la mejor manera de contar con este sistema de refrigeración sin que ello suponga un dolor de cabeza.

Los profesionales del aire acondicionado con instalación garantizan que todo el proceso se realice de manera adecuada

Y es que no olvidemos que vivimos en un país con una cultura en la que se premia el ahorro de dinero, el encontrar la ganga, y ello muchas veces lleva a la errónea conclusión de pagar lo mínimo y confiar en algún conocido para que se encargue de las obras de instalación.

Ello acostumbra a terminar en chapuzas que hacen que los aparatos en sí no funcionen adecuadamente, que se produzcan desperfectos en el domicilio y que en definitiva termine resultando en un gasto económico mucho mayor.

Las tiendas especializadas en aire acondicionado con instalación garantizan que el proceso de instalación del aparato sea totalmente adecuada y profesional, rápida y sencilla, tras la que no tendremos que hacer más que sentarnos en el sofá y disfrutar de las bondades de este sistema de refrigeración.

Especialmente para aquellos ciudadanos que trabajen en casa durante los meses más calurosos, el aire acondicionado con instalación se convierte en el mejor aliado durante el verano, pudiendo trabajar tranquilamente en un ambiente fresco y relajante, sin tener que desesperarse por el calor.

En definitiva, los ciudadanos que deseen equipar su casa con este sistema de refrigeración del hogar, no hay mejor manera de hacerlo que contando con los servicios de los profesionales en aire acondicionado con instalación, su bolsillo y su bienestar lo agradecerán.

Cada día surgen mejores opciones para la calefacción, entre estas la aerotermia, una tecnología innovadora que está ganando impulso a pasos agigantados y es cada vez más común en hogares y edificios.

La calefacción aerotermia se ha convertido en una alternativa a las calderas que utilizan combustibles tradicionales como el gas y el gasóleo.

Para su funcionamiento, la calefacción aerotermia extrae la energía del aire mediante sistemas de bombas de calor, transfiriendo esta energía al interior del espacio o al agua corriente, mediante un ciclo termodinámico que utiliza gas refrigerante con el que se obtiene calor del aire exterior, aún durante las temporadas más frías del año.

Las bombas utilizadas en la calefacción aerotermia están diseñadas para obtener el máximo rendimiento en condiciones climáticas adversas, tanto en invierno como en verano. Los sistemas de calefacción tradicionales calientan los materiales para utilizar la potencia calorífica de la combustión, pero nunca son capaces de lograr un rendimiento neto del 100%, ya que generan desechos o contienen partículas que no son combustibles que usted paga de su bolsillo, pero que no se queman.

Por el contrario, la bomba de la calefacción aerotermia puede alcanzar un rendimiento de hasta un 700%. Además, la calefacción aerotermia consume aproximadamente un cuarto o un tercio de la electricidad necesaria para funcionar desde su toma de corriente, pero el resto se adquiere del aire. Es decir, sin costo alguno.

En detalle: así funciona la calefacción aerotermia

El funcionamiento de la calefacción aerotermia es muy sencillo. Se basa en una bomba de calor reversible. Este sistema obtiene la energía térmica existente del aire exterior y la pasa por un circuito lleno de refrigerante. Luego, un intercambiador transfiere la energía generada al circuito de calefacción y agua caliente de la vivienda.

Además, gracias a su reversibilidad, puede realizar el funcionamiento inverso, generando calor en invierno y frescor en verano. Al mismo tiempo, esta tecnología permite a los usuarios ahorrar en su factura eléctrica gracias a un compresor que puede funcionar a diferentes velocidades, obteniendo una mayor eficiencia energética, mejorando el rendimiento de la bomba de calor y manteniendo una mayor estabilidad de temperatura en la habitación o en el hogar.

La calefacción aerotermia es una forma de energía renovable que no contamina, que requiere de una instalación muy sencilla y que ocupa muy poco espacio.

Si busca a profesionales para la instalación y mantenimiento de la calefacción aerotermia, no dude en contactar con nosotros. En PUJOLCLIMA contamos con un equipo preparado para satisfacer todas sus necesidades, al tiempo que realiza un trabajo de la más alta calidad, en el menor tiempo posible y con precios competitivos en el mercado.

Todos buscamos elementos que nos brinden bienestar y comodidad en el hogar, en todas las épocas del año. Para esto, una buena opción es el suelo radiante, que es un sistema de calefacción establecido por tuberías que se instalan debajo del suelo y por las cuales se traslada agua caliente o fría, dependiendo de sus preferencias. Otra opción de suelo radiante es aquella que se crea por un conductor dentro del suelo que emite energía eléctrica, sin embargo este sistema es cada día menos popular debido a su alto consumo eléctrico y poca eficiencia energética.

Lo crea o no, el suelo radiante es una de las formas de calefacción más antiguas conocidas por la humanidad. Si bien a los romanos a menudo se les atribuye el mérito de crear la base de este sistema, en realidad, tanto la arqueología como la investigación de textos antiguos han demostrado que el suelo radiante llegó a usarse miles de años antes que los romanos en Asia.

El suelo radiante permite crear un ambiente ideal, sin enviar aire forzado a través de los conductos para calentar el aire circundante.

El suelo radiante puede ser una fuente de calefacción primaria o secundaria, y hay muchos efectos terapéuticos de los que puede beneficiarse. Algunos de los beneficios son: disminuir la rigidez de las articulaciones, aumentar la extensibilidad de los tejidos de colágeno, aliviar los espasmos musculares, aliviar el dolor y aumentar el flujo sanguíneo, por nombrar solo algunos.

La razón principal por la que el suelo radiante es tan eficiente para la creación de un confort óptimo en el hogar es que el cuerpo se siente cómodo cuando sus pies se mantienen a una temperatura de 75 grados Fahrenheit, mientras que la cabeza generalmente permanece más fría alrededor del rango de 65 grados Fahrenheit. Con el suelo radiante se pueden mantener los pisos calientes sin hacer que la habitación parezca “calurosa y congestionada”, lo que crea un ambiente confortable.

Las ventajas de un suelo radiante

El suelo radiante tiene varias ventajas. Es más eficiente que la calefacción por zócalo y, por lo general, mejor que la calefacción por aire forzado porque elimina las pérdidas en los conductos. Las personas con alergias a menudo prefieren un suelo radiante porque no distribuye los alérgenos como lo hacen los sistemas de aire forzado.

Si desea obtener más información sobre el suelo radiante y las diferentes opciones con las que puede contar comuníquese con nosotros. En Pujol Clima contamos con un equipo de profesionales que se encargarán de su instalación de forma eficiente y rápida. No dude en contactarnos escribiendo un mail a pujolclima@pujolclima.com o llamando al número 93 727 24 28 para brindarle un plan de acuerdo a sus necesidades.